El gobierno de esa provincia constituyó el “Gabinete del Agua”, lo que permite suponer que el permamente objetivo de la Fundación Patagonia Tercer Milenio de postular como recurso estratégico a los recursos naturales, el agua lo es, se ha convertido ahora en política de estado.

El gobierno que encabeza Mario Das Neves formalizó la creación del “Gabinete del Agua”, explicitando en su acto natal que se ha conformado con “el objeto de promover acciones conjuntas tendientes a la implementación de políticas para al uso sustentable del agua”.

La Fundación Patagonia Tercer Milenio ha insistido fervientemente en que el agua es un recurso estratégico que atraviesa a todos los sectores de la comunidad sin distinguir a tal efecto ubicación geográfica, condición económica o densidad poblacional, y esa transversalidad parece estar presente en el flamante “Gabinete del Agua”.

El mismo está integrado por ministerios de Hidrocarburos, de Ambiente Control de Desarrollo Sustentable, de la Producción, la Secretaría de Ciencia, Técnica e Innovación Productiva y del Instituto Provincial del Agua, en una primera mesa de decisión donde por ahora faltan actores sociales, educativos y del sector del trabajo, cualquier sea su origen o actividad, entendiendo que sin el agua ninguno  puede desarrollarse de manera sustentable.

La decisión de Das Neves fue casi inmediata a los dichos del Presidente Macri sobre las “inversiones millonarias” para Chubut en materia de minería, y la creación del Gabinete del Agua bien puede ser entendida, como una manifestación política respecto del agua para alivianar la presión de los megamineros. Estos reaccionaron también ofreciendo conferencias sobre su actividad.

Entrevistado por PAFF, programa de FP3M, el Presidente del Instituto Provincial del Agua, Gerardo Bulacios, anunció la creación de un Comité de Cuenca de Aguas Subterráneas de la Meseta Central, donde la explotación de metales preciosos hace babear a las empresas mineras.

 Sobre este particular la intención del estado chubutense es involucrar en dicho comité a habitantes de la Meseta Central, y basar  decisiones políticas provinciales a lo que resuelvan los pobladores. Ellos caminan sobre un enorme acuífero subterráneo cuyo volumen y utilidad parecen conocer mejor, a pesar de institutos y gobierno, los inversores mineros.

Se desconoce la forma en que dicho comité va a trabajar o decidir, y quienes lo van a integrar. Así planteado, se circunscribiría a los que tengan domicilio en la meseta central el pulgar arriba o abajo para una explotación minera a cielo abierto, que se sabe, demanda miles de metros cúbicos de agua. Para el resto de los chubutenses que encuentran su voz en otras organizaciones, tal vez distantes del lugar, parece estar momentáneamente cerrada la puerta.

Superando las naturales sospechas de una institución como la nuestra, fundada en experiencias previas, debemos avalar la propuesta del gobierno de Das Neves,  sin que esto implique una entrega alguna de los objetivos siempre vigentes de la Fundación Patagonia Tercer Milenio sobre el desarrollo sustentable.