Ing. Guillermo Gallo Mendoza

Desde 1992, desde la Reunión ECO ´92 en Río de Janeiro, la cuestión ambiental tomó estado público. En nuestro país se observa una alarmante degradación en una porción significativa de la superficie ocupada por los bosques nativos maderables y no maderables; con implicancias negativas en procesos de degradación hídrica; desertificación y desertización, en áreas localizadas inclusive en ecosistemas húmedos y semi-húmedos; entre los problemas más evidentes. La falta de compromiso de los organismos, tanto del Estado nacional como de las provincias, con incumbencias sobre el tema y el ocultamiento de sus consecuencias afecta la calidad de vida de la población. El documento plantea la necesidad de formular una política tecnológica eficiente para promover la generación de tecnologías de avanzada, adecuadas a los ecosistemas del país y, por supuesto, garantizar la participación de la población en las decisiones relativas al modelo de desarrollo.