Como marco general, se propone que las políticas diseñadas por el Poder Ejecutivo para la actividad hidrocarburífera tendrán por objeto contribuir al autoabastecimiento interno y asegurar un adecuado margen de reservas.