Eduardo Cerdá y Santiago Sarandón

En 14 años, en el sudeste argentino se logró disminuir el uso de agroquímicos y de energías no renovables, aumentó la producción de carne, bajó los costos y se mantuvo los rendimientos de trigo. Esto se ha proyectado en beneficios hacia la región, el productor y su grupo familiar, mejorando la sustentabilidad del sistema. ¿Cómo se consiguió? ¿Cuál es la clave?