“El 7 de septiembre se clausuró la extracción de los millones de litros de agua de las napas que extrae esta empresa y también el vertido de efluentes al Río Paraná. Asimismo se suspendió provisionalmente la planta de Atracina, un herbicida agrícola muy usado en el mundo, que suele combinarse con el glifosato.”