Carlos Zorrilla

La actividad minera y las otras industrias extractivas están entre las actividades más destructivas del planeta, especialmente para comunidades indígenas y agrícolas. En la minería a gran escala, se procesan enormes cantidades de tierra y subsuelo y se utilizan cantidades inimaginables de agua y se dejan enormes cantidades de material tóxico.