Luego de que la Cámara Federal Civil y Comercial rechazara – los primeros días de Marzo de 2016 – el recurso extraordinario interpuesto por la empresa biotecnológica Monsanto contra la sentencia en la que el tribunal no hizo lugar a su demanda por reivindicación de patentes, sobre una molécula de ADN recombinante y células vegetales con dicha molécula, la empresa trasnacional inició un nuevo proceso judicial reclamando la patente por una secuencia genética modificada – a fin de ser insertada en células vegetales -, con el argumento de reparar un “problema” que presentaba la obtención de plantas modificadas genéticamente para ser tolerantes al glifosato.