Arantxa Guereña

No es posible combatir la desigualdad en América Latina sin abordar el reto de la distribución de la tierra y su relación con los derechos de las poblaciones más pobres y excluidas de la región. La distribución de la tierra es un problema histórico y estructural en América Latina; desde hace dos siglos, este tema como ningún otro ha provocado guerras, desplazamientos, conflictos sociales, hambre y desigualdad. “La Tierra para quien la Trabaja” reivindicaba Emiliano Zapata durante la revolución mexicana. Fue también la causa que originó el conflicto armado interno en Colombia hace ahora más de medio siglo y la que marcó el comienzo del Movimiento Sin Tierra en Brasil en 1970.