A finales de 2016 se anunciaba que este año Finlandia se convertiría en el primer laboratorio mundial sobre la Renta Básica Universal. Desde enero pasado, dos mil finlandeses de entre 25 y 58 años, estén empleados o no, estén capacitados o no, han empezado a recibir una suma de dinero por parte del estado.