Rubén Famá

La reciente sanción legislativa en Brasil de la última reforma a la Consolidación de las Leyes del Trabajo de 1943 (CLT), la que a su vez ha venido siendo objeto a través de décadas de sucesivas reformas peyorativas de sus originarios enunciados protectorios, ha levantado polvareda en el ámbito regional y en especial en nuestro país. Apresurados análisis sugieren la posibilidad de impulsar una reforma de similares connotaciones en nuestro derecho laboral, sin reparar en las elocuentes asimetrías existentes no sólo en el plano estrictamente normativo sino también respecto a la distinta conformación histórica, política y cultural de sus respectivas instituciones.