La demanda eléctrica en julio de 2018 aumentó un 7,3%[1] comparada con el mismo mes del año anterior y es casi un 6% mayor a la correspondiente a 2016. Así, se consolida la tendencia del crecimiento del consumo con respecto al año 2017.