En 2017 se profundizaron algunas tendencias en el escenario económico mundial
que han generado un clima de incertidumbre para las inversiones transfronterizas.