La EIA (Energy Information Administration) espera que el consumo total de carbón de los EEUU durante 2018 caiga a 691 millones de toneladas cortas (MMst), un descenso del 4% con respecto a 2017 y el nivel más bajo desde 1979.