La apuesta oficial a que el sector agropecuario vuelva a traccionar este año la alicaída economía y, en ese marco, ayude a mejorar los números fiscales en la búsqueda del déficit fiscal cero, aparece cada vez más palpable.