En la década que finalizó en 2019, las entradas de inversión extranjera directa (IED) en América Latina y el Caribe alcanzaron su máximo valor histórico, hecho que ocurrió en 2012.