La pandemia expuso y profundizó la fractura que atraviesa al mercado laboral en Argentina.
Ocupados y desocupados, trabajadores formales e informales, asalariados y cuentapropistas.